Los simulacros de ataque pierden seriedad en Corea del Sur

0
101
KIM TONG-HYUNG (Associated Press)

SEÚL, Corea del Sur — Una o dos veces al año, la actividad en las calles de la capital surcoreana se paraliza cuando el estridente sonido de una sirena anuncia un simulacro nacional en preparación de un ataque norcoreano. Los autos se detienen en las calles. Los peatones entran en edificio y estaciones de metro. Los edificios del gobierno se evacúan.

Las imágenes del último simulacro de ataque aéreo, realizado el miércoles, son llamativas porque convierten zonas de una urbe por lo general bulliciosa en una ciudad fantasma. Pero una mirada más cuidadosa plantea preguntas sobre si los ejercicios preparan adecuadamente a los surcoreanos ante la creciente amenaza del programa nuclear y de misiles de su vecino del norte.

Para muchos, no hay un entrenamiento real, sólo gente que espera de pie en patios escolares y otros puntos de reunión, mientras mira sus celulares, charla o simplemente se ve aburrida o frustrada.

Muchas escuelas no participan en el simulacro, y a menudo las que sí lo hacen llevan a los niños al exterior. Abandonar los edificios sería una buena idea durante un terremoto, pero una decisión terrible en un ataque.

El país tiene casi 19.000 refugios de evacuación, la mayoría en estaciones de metro y aparcamientos de bloques de apartamentos o edificios grandes. Sin embargo, un sondeo de 2014 del Instituto de Investigación de Gestión Nacionales de Desastres determinó que una cantidad abrumadora de surcoreanos ignora qué refugios están más cerca de su casa.

“No, no lo sé. No creo que nadie lo sepa”, comentó Park Ji-na, de 31 años, poco después del simulacro del miércoles.

La mayoría de los surcoreanos ha vivido toda su vida bajo amenazas de Corea del Norte, y pocos parecen muy preocupados.

“Siendo realistas, la gente que vive en este país no piensa mucho” en las amenazas, señaló Park. “Están en las noticias todo el tiempo, pero no es como si fueran amenazas reales que afectaran a nuestras vidas”.

Corea del Sur lanzó su programa actual de defensa civil en 1975, cuando aún estaba gobernada por un dictador militar. Antes de eso se celebraban simulacros de evacuación en todo el país casi cada mes.

En décadas pasadas, funcionarios con brazaletes amarillos avisaban a la gente con silbatos para vaciar las calles y los profesores ordenaban a los niños que se escondieran bajo sus escritorios en ejercicios de 30 minutos. Había incluso simulaciones nocturnas en las que se pedía a la gente que apagara luces y televisores en casa para dificultar un ataque imaginario de bombarderos norcoreanos.

Los simulacros se hicieron menos frecuentes y más casuales tras la década de 1990, en medio de crecientes quejas del público y de una mejora temporal en las relaciones entre las dos coreas. Ahora, aunque el desarrollo de armas nucleares y la agresiva retórica norcoreana han provocado preocupación internacional, los surcoreanos están insensibilizados a las amenazas y distraídos por la vida en un país que ahora está entre los más atareados y dinámicos de Asia.

Estos ejercicios más relajados preocupan a los expertos, que afirman que hace falta una instrucción mejor, especialmente para los 25 millones de habitantes de Seúl y sus alrededores. Solo tendrían minutos para responder a misiles o proyectiles norcoreanos.

Los simulacros de las décadas de 1970 y 1980 no regresarán, pero los expertos señalan que los simulacros deberían centrarse al menos en dar a la gente habilidades prácticas de rescate y evacuación.

“La defensa civil tiene que convertirse en una parte más importante de la estrategia nacional de defensa conforme crecen las amenazas norcoreanas”, afirmó Kim Dae Young, experto militar en el Instituto Coreano de Investigación para Estrategia Nacional, señalando que el gobierno debería construir búnkeres capaces de resistir ataques nucleares en Seúl y sus alrededores.

Por: The Associated Press

https://apnews.com/41c180564c784ba1885585bbe50791f1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here