Chilenos votan en un disputado balotaje presidencial

0
157

SANTIAGO DE CHILE — Millones de chilenos deciden el domingo entre hacer virar al mayor productor de cobre del mundo hacia la derecha o mantenerse en el centroizquierda en un incierto balotaje de las elecciones presidenciales.

De las casi 43.000 mesas receptoras de sufragio, a dos horas de iniciado el proceso eleccionario estaban listas un 90%, y deberán funcionar hasta las 6 de la tarde (2100 GMT). Se estima que los primeros resultados se conocerán a las 7.30 de la tarde (2230 GMT).

Tanto Chile Vamos, la coalición de cuatro partidos del ex mandatario Sebastián Piñera, como la Nueva Mayoría, NM, la alianza de siete partidos oficialistas que apoya al senador independiente Alejandro Guillier, anunciaron el reforzamiento de los apoderados en las más de 40.000 mesas, para vigilar el conteo de sufragios y defender votos.  “Será la elección con mayor incertidumbre en la historia de Chile” estimó Pepe Auth, un diputado liberal y experto electoral, que vaticinó que el candidato oficialista Alejandro Guillier ganará por cuatro décimas porcentuales mientras el analista de centroderecha Gonzalo Miller dijo que Piñera triunfará por 2 o 2,5 puntos.

La presidenta Michelle Bachelet votó temprano y señaló que “en democracia uno tiene que responder también haciendo oír su voz a través del voto del tipo de país, del tipo de sociedad que queremos convivir”. Sobre el resultado agregó que “sabemos que puede haber un margen estrecho”.

Casi simultáneamente, aunque en otro local, votó Piñera que se enfrentó a manifestantes que gritaban a favor y en su contra. A la salida no formuló declaraciones y habló en el local de votación de su esposa.

“Yo creo que vamos a ganar estas elecciones y que los tiempos mejores van a llegar a todos los chilenos”, dijo el candidato de la oposición derechista. Guillier también enfrentó manifestaciones a la salida del edificio donde acudió a tomar desayuno con la que fuera su profesora jefe en secundaria, en Antofagasta, 1.370 kilómetros al norte, ciudad a la que representa como senador.

A la salida del edificio decenas de personas gritaban a favor y en contra, aunque los ánimos se caldearon y desconocidos le lanzaron cuatro huevos, que no le impactaron.

Luego de sufragar Guillier señaló que “creo que vamos a ganar por una diferencia estrecha, pero clara”.

Las encuestas pronosticaban la victoria de Piñera, un ingeniero comercial con un doctorado en Harvard, de 68 años, pero la elección se rodeó de incertidumbre después de que el multimillonario empresario logró un 36% de los votos, menos votos de los esperados en la primera ronda en noviembre, mientras Guillier, un periodista y sociólogo, obtuvo un 22%.

El tercer lugar fue para Beatriz Sánchez, del izquierdista Frente Amplio, FA, con un inesperado 20%. Según los analistas el comportamiento de los adherentes del Frente decidirá al ganador de la elección.

Algunos de los principales líderes del FA anunciaron que votarán por él para expresar su rechazo a Piñera, aunque declinaron llamar a sus adherentes a imitarlos. El FA nació a comienzos de año en rechazo a la oficialista NM, y demandan cambios radicales como el fin al actual sistema de pensiones, educación gratuita universal y la condonación de la deuda que medio millón de universitarios mantienen con la banca chilena y un impuesto a los más ricos.

Piñera no es partidario de la educación gratuita y dijo que de ganar otorgará gratuidad al 90% de los jóvenes más pobres. Guillier anunció que seguirá avanzando con la reforma de Bachelet.

Las encuestas electorales están prohibidas en el país en las semanas previas a los comicios, pero los analistas dicen que la carrera electoral parece estar abierta.
Chile se resintió por la bajada del precio y de la demanda internacional del cobre, que vertebra su economía. La desaceleración económica y el descontento de los chilenos hacia Bachelet ayudaron inicialmente a Piñera, que terminó su mandato (2010-2014) con un índice de aprobación bajo.

Piñera, un ingeniero con un doctorado en Harvard, propone rebajar los impuestos a las empresas para reactivar el crecimiento y lanzar un plan de gasto de 14.000 millones de dólares en cuatro años que incluyen nuevas inversiones en infraestructuras. Según los analistas, el ex mandatario podría beneficiarse de la baja participación.

El voto en Chile es voluntario y en noviembre sufragó el 46%.  Guillier, un periodista y sociólogo de 64 años, promete dar continuidad al plan de Bachelet de subir los impuestos a las corporaciones para financiar en parte la reforma educativa, reformar la Constitución y mejorar el sistema de pensiones y el sanitario. También quiere profundizar la diversificación de nuevas fuentes de energía alternativas para reducir los costos de inversión.

https://apnews.com/a46afa3d0e674e258dbce0e68ecad4a8

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here