Radios comunitarias, criminalizadas por romper el monopolio informativo

0
121

Romper el monopolio informativo de las corporaciones mediáticas –como Televisa, Tv Azteca, Grupo Radio Centro, Imagen y MVS– cuesta caro a las radios comunitarias e indígenas en México: las que carecen de permisos para operar frecuencias son constantemente criminalizadas.

Según las autoridades federales, son más de 250 estaciones radiofónicas las que actualmente operan de forma clandestina e ilegal a lo largo del país. Y sin importar que la mayoría cumple con una función social y comunitaria, que va desde el objetivo noticioso hasta el cultural, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) busca por todos los medios posibles desmantelarlas.

Función social

Las radios comunitarias e indígenas no solo cumplen con una función social, sino que además no están sujetas a intereses comerciales, explica el maestro Héctor Camero Haro, representante nacional de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) en México.

Ejemplo de ello, dice, fueron los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017: en vez de explotar el morbo basado en la tragedia, como hicieron los medios comerciales, las radios comunitarias e indígenas privilegiaron las necesidades más urgentes de la población, no solo informativas, sino para acopio de ayuda y voluntariado.

Además, estas radios contribuyen a conservar la cultura, la tradición, porque su interés es servir a sus comunidades y no enriquecerse o buscar un fin político a favor de una familia o un grupo, comenta Camero Haro.

A pesar de esta independencia o precisamente por ella, los castigos para las radios comunitarias e indígenas ‘piratas’ son ‘ejemplares’. El propio Camero Haro, médico de profesión, fue sentenciado en noviembre de 2010 a dos años de cárcel porque la estación que dirige –Tierra y Libertad, basada en el norteño estado de Nuevo León– no era legal.

El acoso

En México, hacer uso del espectro radioeléctrico sin permiso es una osadía: el 11 de mayo de 2017 la radio comunitaria de Tingüindín, Michoacán, fue desmantelada por elementos de la Procuraduría General de la República, quienes detuvieron al comunicador que transmitía en ese momento.

Uno de los peores años fue 2016: más de cien radios ilegales fueron clausuradas, despojadas de sus equipos y sus comunicadores encarcelados, informó el propio Ifetel al cierre de ese año.

Tendencia que podría empeorar. El 4 de octubre de 2017, la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados votó a favor una reforma a ley federal en la materia que criminaliza aún más a quienes operan sin concesión.

Esta modificación –impulsada por el legislador y empresario Benjamín Medrano, del oficial Partido Revolucionario Institucional– establece penas de prisión de dos a seis años y multas económicas impagables para los ilegales.

También impedirá a los operadores buscar la concesión durante 5 años, explica Irina Vázquez Zurita, integrante de AMARC México. “Eso no es castigo, es venganza”, dice Camero Haro.

Estas penas son violatorias de los derechos humanos: no se puede hacer un uso excesivo del derecho y tratar como criminal a alguien que ejerce su libertad de expresión, porque equiparan robar infraestructura con transmitir sin concesión, explica la activista Irina Vázquez.

Pero el diálogo con los legisladores fue imposible: ellos van contra las radios “que hablan mal del Gobierno”. Su lógica es que las únicas radios comunitarias que existen son las que se encuentran reconocidas por el IFT y eso es falso, dice Irina Vázquez.

El camino de lo legal

AMARC México ha acompañado proyectos comunitarios que buscan legalizarse, pero el camino es muy difícil. La coordinadora Irina Vázquez explica que muchas comunidades no solo carecen de la información –porque no está en lenguas indígenas–, sino que ni siquiera saben que están en una falta administrativa o hasta penal.

Para la activista, hay muchas radios en riesgo que, en sus comunidades, satisfacen necesidades de comunicación e información sin fines de lucro, y que no cuentan con las oportunidades para buscar la regulación.

Radio feminista, un paso adelante

Ese difícil camino lo recorrió por dos años, y con éxito, el proyecto Violeta Radio, la primera de corte feminista. Para la investigadora de la UNAM y una de sus principales promotoras Medley Aimée Vega Montiel, la concesión obtenida el pasado 29 de noviembre es una oportunidad histórica para generar una alternativa frente a los grandes medios.

El principal desafío es demostrar que se puede informar y entretener sin discriminar por razón de género, dice la doctora en periodismo y ciencias de la comunicación.

En los grandes monopolios prevalece una representación muy disminuida de las mujeres y sus derechos, que discrimina y violenta. Su argumento es que eso entretiene y las audiencias lo demandan, y lo que vamos a demostrar es que no es así”.

Además, señala, impulsarán que otras organizaciones feministas participen en Violeta Radio y busquen la titularidad de más concesiones en radio y televisión.

https://actualidad.rt.com/actualidad/258307-radios-comunitarias-criminalizadas-romper-monopolio-informativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here