Los platillos más exóticos que debes comer en México

0
226

La gastronomía mexicana es una de las más diversas pero también más extrañas del mundo. Debido a esto, la UNESCO le otorgó el nombramiento de Patrimonio Intangible de la Humanidad en el año 2010. Y es que los habitantes del país azteca pueden degustar desde un simple taco de frijoles hasta una torta de huitlacoche, un hongo de color gris que crece en la mazorca del maíz.

Otro platillo exótico de la República Mexicana es el huauzontle, una variedad de flores que durante la época prehispánica tuvo su gran auge, al ser considerada una forma de tributo para el imperio mexicano. Tras la llegada de los españoles, su cosecha y consumo fueron prohibidos en la antigua Tenochtitlán, sin embargo, años más tarde este guiso volvió a las cocinas tradicionales de la gran urbe.

Con el paso del tiempo, los platillos de esta región han ido evolucionando y han adoptado la memoria histórica de sus pueblos, esto con el objetivo de preservar uno de los oficios más antiguos del mundo: la cocina. A continuación, presentamos un listado de los guisos más extraños que consumen casi a diario los mexicanos.

Tarántula

Uno de los animales más temidos y consumidos por los mexicanos son las tarántulas. A diferencia de otras regiones como Camboya donde se prepara con aceite y ajo machacado, en el país azteca este animal es sometido a temperaturas bajo cero durante varios minutos hasta que muere. Posteriormente es hervido y rasurado para evitar cualquier alergia y es acompañado con frutas o verduras de temporada. Este platillo es muy común hallarlo en el mercado de San Juan, en la Ciudad de México.

Chapulín

Otro de los platillos más famosos de la cocina mexicana son los chapulines. Este peculiar insecto puede degustarse de diferentes formas, desde tostado, frito e, inclusive, forma parte de una tradición ancestral cuando se elaboran salsas típicas en el país azteca, por ejemplo el guacamole. La forma más deliciosa de probarlos también es en una clásica tlayuda oaxaqueña, una gran tortilla hecha de maíz, a la cual se le agrega queso, lechuga y frijoles bayos o refritos.

Chicatana

Las chicatanas son una especie de hormigas gigantes que se comen en los estados mexicanos de Veracruz, Tabasco y Oaxaca. El modo de preparación más común de este insecto es en una salsa, es decir, los habitantes de estas regiones optan por machacarlo en un mortero tradicional mexicano, también conocido como molcajete. Y aunque no es la única forma de comerlo, hay quienes prefieren ingerir este animal vivo porque, según dicen, es mucho más crujiente.

Acocil

El acocil es una pequeña langosta que vive bajo las piedras de las lagunas y ríos de la zona centro de la República Mexicana y tiene un sabor único. Este pequeño animal tiene dos tenazas, cuatro patas, cuatro antenas y es posible degustarlo frito o asado. Cabe mencionar que el acocil es de color gris o café, pero una vez que es cocinado adquiere un tono rojizo. Usualmente, este manjar se prepara en cocteles, caldos o simplemente en un taco acompañado de alguna salsa picante.

Jumil

El jumil es un insecto volador y uno de los platillos típicos de la ciudad de Taxco, en Guerrero. Este animal que tiene forma de uña se prepara en caldos, tortas y tacos con limón, sal y la salsa de su preferencia. Por ser un producto de sabor fuerte, hay quienes prefieren acompañarlo con un mezcal, una bebida que se obtiene de la fermentación de las cabezas maduras de la planta del agave.

Algunos otros platillos que se degustan en México son las iguanas, las cuales son empanizadas o preparadas al mojo de ajo; el conejo, que en ocasiones es hervido en una salsa de tomate y acompañado de arroz frito o verduras cocidas; o el caracol, que es cocinado al horno junto con ajo y mantequilla de hierbas, aunque también puede ser ingerido bañado en salsa de chile pasilla o jugo de tomate.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here