Las mujeres que se asociaron en la amazonía ecuatoriana contra la caza y la expansión petrolera

0
228

Tienen 13 años asociadas, pero muchos más de lucha. El 5 de enero de 2005 se conformó la Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía Ecuatoriana (AMWAE), una iniciativa para dejar a un lado la caza y mantenerse firmes ante la expansión petrolera en sus territorios, en la Reserva de la Biosfera Yasuní.

Los waorani, que en su idioma, el wao tededo, significa ‘verdaderos humanos’, fueron víctimas, desde los años 50 del siglo pasado, del Instituto Lingüístico de Verano (ILV), miembros del evangelismo fundamentalista, que los adoctrinaron en esta religión, acabaron con su vida semi nómada y los desplazaron de su amplio territorio, sometiéndolos a un pequeño protectorado. Con ello, se dio paso a la entrada de las petroleras, que era el objetivo de su sometimiento, como lo señalan Alex Rivas y Rommel Lara.

Manuela Omari Ima Omene, una de las integrantes de AMWAE, en Quito, 19 de abril de 2018. / Edgar Romero / RT

El objetivo fue logrado. “Ya están dentro pero no queremos que contaminen todo el territorio”, dice Manuela Omari Ima Omene, una de las integrantes de AMWAE, en relación a la presencia de las petroleras en el territorio waorani y el Parque Nacional Yasuní. Enfatiza: “No queremos que hagan más daño”.

Para las mujeres de esta nacionalidad de Ecuador “la vida buena es sin contaminación, sin enfermedad, sin basuras” y por ello su empeño en “mantener nuestra cultura y tener un buen vivir”.

¿Qué hacen estas mujeres?

AMWAE está conformada por 400 mujeres de 35 comunidades en las provincias de Pastaza, Napo y Orellana, en la región Oriente del país. Se consideran unas protagonistas clave para el bienestar familiar y la conservación de los bosques amazónicos.

Mujeres waorani en una exhibición en la Galería Artesanal Mitad del Mundo, en Quito, abril de 2018. / Edgar Romero / RT

Además de luchar contra la expansión petrolera, había otro motivo para agruparse, detener la caza de animales salvajes en sus territorios, una de sus actividades centrales, a través de la cual obtenían ingresos para ayudar a sus comunidades; pues vendían esos productos, principalmente en las provincias de Pastaza y Orellana. Esto era conocido como el “comercio ilegal de carne de monte”.

Las mujeres que conforman AMWAE decidieron cambiar el negocio y dedicarse a la producción y venta de artesanías. Sus productos son 100 % orgánicos. “Utilizamos palma de chambira, la corteza de árbol llamado Yanchama y hasta paja toquilla [la misma que se usa para hacer los Panama Hat]”, dice Omari Ima; también utilizan semillas amazónicas y plumas de algunas aves.

La materia prima “no la obtenemos tumbando bosques ni grandes extensiones, la obtenemos de la pequeña chakra [espacio cerca de las casa donde cultivan alimentos]”, señala la vocera, aclarando que no le hacen “daño a las plantas”. Una vez recolectadas las plantas, se realizan varios procedimientos para obtener los hilos y hacer el producto final; incluso los tintes que usan son sacados de otras plantas, para dar ciertas variaciones de colores. Es un modelo de gestión en armonía con la naturaleza y que no produce grandes cambios en el ecosistema que los acobija.

Omari Ima detalla que hacen hamacas, collares, bolsos, pulseras, llaveros, redes de pesca, paneras, portavasos, aretes, entre otros productos, que son comercializados en las poblaciones y ciudades cercanas a sus comunidades.

Cada producto tiene una etiqueta que especifíca quien fue el artesano que la realizó y los materiales que utilizó para su confección.

Chocolate WAO

La otra iniciativa es la producción y venta de chocolate, al que le dieron el nombre de WAO. Se embarcaron en este proyecto de la mano de la Fundación EcoCiencia, que ayudó a encontrar los incentivos económicos. Con este producto reemplazaron por completo la venta de los animales obtenidos por la caza.

Al igual que en la materia prima para hacer sus artesanías, el cultivo del cacao fino de aroma se realiza sin deforestación, pues es producido en zonas previamente intervenidas.

Omari Ima detalló que tienen dos fórmulas de chocolate a la venta, el fino de aroma ‘Dark’, con un 70 % de cacao orgánico, y ‘Dark Milk’ con un 50 %.

Los ingresos obtenidos por la venta del chocolate y las artesanías van al sustento de las comunidades y mantener sus iniciativas de parar la caza ilegal y la deforestación en sus territorios.

Galería Artesanal Mitad del Mundo

En Quito, el primer lugar que vende las artesanías y el chocolate de las mujeres de la AMWAE es la Galería Artesanal Mitad del Mundo, ubicada en pleno corazón de la ciudad capital.

Manuela Omari vino junto a dos compañeras waorani para verificar el lugar donde serían vendidas sus artesanías y chocolate, y comprobar, personalmente, que su historia fuera contada a las personas que quisieran adquirir algunos de sus productos.

José Balseca, administrador de la Galería Artesanal Mitad del Mundo, explica que ese lugar cuenta con las condiciones requeridas por las mujeres de la AMWAE. En ese espacio, inaugurado en marzo pasado y que está conceptualmente entre una galería de arte y un mercado artesanal, “el turista puede entrar a cada local y cada persona te puede contar una historia de cada cosa que hacen y venden, el tiempo que le toma hacer, los materiales que utilizan para realizarlo”.

Para el administrador del espacio comercial, es importante que este sea el lugar escogido para comercializar la mercancía de la AMWAE en Quito “porque es la primera vez que ellas pueden dar a conocer su trabajo a nivel mundial, prácticamente”, debido a que es un lugar donde circula un gran número de turistas extranjeros. Y aunque ellas no venden directamente al público, porque les es difícil permanecer en la ciudad durante mucho tiempo, quien los ofrece cuenta su historia.

Los productos de la AMWAE se pueden encontrar específicamente en el puesto Waponi Café, que se une a otro grupo de locales donde se pueden encontrar artesanías típicas de todos los rincones de Ecuador, como “textiles, calzado hecho a partir de telar, habanos que ya se producen en el país, café típico del noroccidente de Quito —que ya es muy apetecido—, joyería en plata, aretes, camisetas alusivas a la cultura ecuatoriana y más”, dice Balseca.

La galería llama la atención porque en su estructura incluye un monumento en escala similar al de la Mitad del Mundo, un mural del Inti Raymi [ceremonia que se realiza en el solsticio de invierno en Ecuador] y balcones que simulan al popular barrio La Ronda del centro de Quito.

https://actualidad.rt.com/actualidad/269562-ecuador-mujeres-waorani-caza-expansion-petrolera

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here