Desarrollando niños emprendedores

0
357

Por: Verónica González (Siembra la Buena Semilla) —

Ser emprendedor es una cualidad que poseen las personas que tienen facilidad de comenzar algún proyecto, y la mayoría de las veces se vincula con los negocios y personas adultas. Sin embargo, los niños también pueden llegar a ser emprendedores, si los adultos son facilitadores en el proceso de su crecimiento y desarrollo. Según la RAE, emprendedor significa que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras, lo que supone que logran exclusivamente los adultos; no obstante, un niño puede ser un emprendedor en la etapa de desarrollo en la que se encuentra y posteriormente en su etapa adulta.

Desarrollar niños emprendedores es la capacidad que tiene el adulto de identificar, facilitar y apoyar las iniciativas de los niños. Esto, estimulando y propiciando la creatividad y la inventiva. Muchos niños poseen características innatas de emprendimiento, por ejemplo, cuando una niña le dice a su madre: mami, quiero hacer pulseras y venderlas en mi escuela o cuando un niño le dice a su maestro de arte: maestro, voy a enseñarle a otros a dibujar como yo. Estos son indicadores del emprendedor que está en ese pequeño cuerpo. A pesar de esto, muchas veces limitamos ese emprendimiento porque no “está permitido” o porque en ocasiones, a los padres les da vergüenza que sus niños “vendan”. Por esta razón, es medular que cuando un niño exprese ya sea verbalmente o con acciones, que desea emprender en algún proyecto, lo apoyemos y de esta manera estaremos formando niños más seguros, felices y exitosos.

Pasos para lograr desarrollar niños emprendedores:

  1. Identifica el talento, destreza o habilidad: observa con atención lo que el niño realiza con mayor pasión y exactitud, esto te ayudará a identificar ese talento, habilidad o destreza y podrás apoyarle más. Que un niño se sienta validado, hace que se entusiasme y vaya obteniendo seguridad en sí mismo.
  2. Facilita: facilítale espacio para trabajar en eso que descubrió es su talento, destreza o habilidad, provéele las herramientas para emprender lo que le gusta, ofrécele tu tiempo y atención individualizada para que pueda proyectarse haciendo lo que desea (aunque para ti parezca absurdo).
  3. Apoya: apóyalo con palabras de afirmación, acompañándolo y siguiendo sus iniciativas. El apoyo es esencial para poder creer en lo que está haciendo, para lanzarse y atreverse a vivir sus sueños.

“Apoyar el talento de un niño, es empoderarlo para algo grande”.

El ser emprendedor no siempre está relacionado a una empresa o negocio, emprender es dar riendas sueltas a los sueños y proyectos, creer en ellos y comenzar a accionar para desarrollar eso que tanto se anhela. De pequeños nos forman con las creencias de que debemos ser bombero, maestro o doctor, sin embargo puedes estudiar para esa profesión y emprender un proyecto donde puedas aportar al mundo todos tus talentos, destrezas o habilidades.

Los emprendedores son de espíritu libre así como lo son los niños, por esta razón, desarrollar a los niños para que alcancen a ser emprendedores, permite que sean más felices, independientes y creativos. La aportación que harás a la sociedad será significativa ya que estarás haciendo crecer una generación con nuevas ideas y sobretodo una generación transformadora.

Verónica González

M. Ed.

Sígueme en mis redes sociales/ profesionales:

Blog Siembra La Buena Semilla (Facebook)

Siembra La Buena Semilla (Instagram)

La Buena Semilla (Twitter)

Vlog Siembra La Buena Semilla (YouTube)

Verónica González Montañez (Linkedln)

Verónica González (Spreaker)