Puerto Rico, oficialmente Estado Libre Asociado de Puerto Rico, es un territorio no incorporado estadounidense con estatus de autogobierno.

Puerto Rico fue un territorio ultramar de la corona española desde la llegada de Cristobal Colón en 1493 hasta la promulgación de la Carta Autonómica de Puerto Rico en 1897, siendo provincia española de 1897 hasta la guerra hispano-estadounidense de 1898.

Cuatro siglos de administración española dieron lugar a una cultura hispanoamericana, siendo la lengua española y el catolicismo sus elementos más distinguibles.

Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses desde 1917, cuando el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley Jones. Aunque su relación con Estados Unidos es similar a la de un estado de la Unión y se le permitió la redacción de una Constitución para el manejo de asuntos internos, está sujeto a los poderes plenos del Congreso estadounidense mediante la Cláusula Territorial.

Esto significa que el poder de ejercer su soberanía recae en el Congreso de los Estados Unidos y los poderes existentes en la isla, al no gozar de protección en la Constitución estadounidense, son revocables. Los puertorriqueños no pueden votar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, a menos que dispongan de residencia oficial en alguno de los cincuenta estados o en el Distrito de Columbia. Si es así, pueden trasladarse a su lugar de residencia y votar presencialmente o utilizar el procedimiento de voto a distancia (ballot absentee).

En 1917, con la Ley Jones, se le otorgó a los puertorriqueños la ciudadanía estadounidense, se eliminó el Consejo Ejecutivo como Cámara Legislativa y se dividió a sus funcionarios para formar distintos Departamentos Independientes bajo el Poder Ejecutivo.

Estos fueron: el Departamento de Justicia, liderado por el Procurador General; el Departamento de Hacienda, liderado por el Tesorero; el Departamento del Interior, dirigido por el Comisionado del Interior; el Departamento de Instrucción, liderado por el Comisionado de Instrucción; el Departamento de Agricultura y Comercio, dirigido por el Comisionado de Agricultura y Comercio; el Departamento del Trabajo, dirigido por el Comisionado del Trabajo; y el Departamento de Salud, liderado por el Comisionado de Salud.

En sustitución del Consejo Ejecutivo se creó el Senado de Puerto Rico, que se compondría de diecinueve miembros elegidos por los electores capacitados y sirviendo por períodos de cuatro años. Además a éstos, se añaden siete distritos senatoriales representados por dos senadores, más cinco senadores electos por acumulación. Este Senado ejercería todos los poderes y funciones puramente legislativos que hasta ese momento había ejercido el Consejo Ejecutivo, incluyendo la confirmación del nombramiento de Gobernador.

En 1946 la presión para conceder poderes negados hasta entonces durante casi medio siglo a los puertorriqueños comenzó a dar resultados con el nombramiento por parte del presidente Truman del Comisionado Residente Jesús T. Piñero Jiménez para el puesto de Gobernador de Puerto Rico. Se convirtió así Jesús T. Piñero en el primer puertorriqueño que ocupó en propiedad el más alto puesto político en toda la historia de la Isla. En 1947 el Congreso aprobó la ley que les permite a los puertorriqueños elegir a su gobernante mediante voto electoral por un término de cuatro años.

En 1948, Luis Muñoz Marín, fundador del Partido Popular Democrático e hijo de Luis Muñoz Rivera, ganó las primeras elecciones para gobernador en la historia de Puerto Rico. El 3 de julio de 1950 fue aprobada por el Congreso de los Estados Unidos la Ley Pública 600, que permite a la Asamblea Legislativa formar una Asamblea Constituyente para la creación de la Constitución de Puerto Rico, sujeta a posterior aprobación por parte del Presidente de los Estados Unidos y el Congreso. Esta ley deja intacta la Ley Jones y la bautiza como Ley de Relaciones Federales, eliminando sólo las disposiciones que serían incluidas en el momento en que la Constitución de Puerto Rico entrase en vigor.

El 30 de octubre de 1950 tuvo lugar la Insurrección Nacionalista, respuesta al proyecto del «Estado Libre Asociado». Blanca Canales proclamó la República de Puerto Rico en el Grito de Jayuya y se dieron combates en diferentes puntos del País. El pueblo de Jayuya fue bombardeado desde el aire, hubo matanzas en Utuado y La Fortaleza, residencia del Gobernador, fue atacada a tiros. En 1954, para dejar claro que la insurrección independentista no era un problema interno de los puertorriqueños, como decía el gobierno estadounidense, los nacionalistas Lolita LebrónRafael Cancel MirandaIrving Flores y Andrés Figueroa Cordero protestaron en el Congreso estadounidense, Lolita dando tiros al aire a la Casa Blair. Todos los atacantes fueron arrestados, incluyendo a Pedro Albizu Campos y cumplieron largas condenas en cárceles federales por no disculparse por haber realizado dicho acto.

Los opositores al Estado Libre Asociado y muchos académicos reclaman que el mayor efecto de esta ley fue cambiar el nombre de la ley que regía a Puerto Rico y perpetuar la alegada relación subordinada, puesto que erróneamente se piensa que en el año 1952 es cuando se obtiene la elección del gobernador por voto popular y el sistema de gobierno republicano, cosas otorgadas por las leyes anteriormente reseñadas. Los defensores del Estado Libre Asociado reclaman que se dejó de ser colonia por medio de un «pacto bilateral», por haberse definido la relación de Estados Unidos con Puerto Rico como una «in a nature of a compact» asociación, término no definido bajo el Derecho Internacional.

En 1952 Muñoz Marín indujo a Puerto Rico a obtener el estatus de Estado Libre Asociado, bajo la Constitución del mismo, que es la situación política actual en la Isla. Sin embargo, este cambio en el estatus territorial no significa que a Puerto Rico no le continúe aplicando la cláusula territorial de la Constitución de los Estados Unidos.

El inglés y el español han sido los idiomas oficiales de Puerto Rico, apenas desde la firma de la Ley del 5 de enero de 1993, aunque todavía predomina el uso del español.

Según los Casos insulares resueltos por la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, los derechos constitucionales no son extendidos automáticamente a todos los territorios bajo el control estadounidense. Los territorios y sus ciudadanos tienen derecho a la protección de la Constitución de Estados Unidos, pese pocas excepciones, como los estados incorporados que forman “parte íntegra” de la nación.

La relación del gobierno de Puerto Rico con el gobierno federal de Estados Unidos es para muchos comparable a la relación del gobierno federal estadounidense con sus estados. Todo lo relacionado a la moneda, la defensa, las relaciones exteriores y la mayor parte del comercio entre estados cae bajo la jurisdicción del gobierno federal. El gobierno de Puerto Rico tiene autonomía fiscal y el derecho de cobrar impuestos locales. Los puertorriqueños son ciudadanos de los Estados Unidos con todos los derechos y deberes que confiere esa ciudadanía, contribuyen al seguro social estadounidense, pero como las elecciones presidenciales sólo se celebran en estados y territorios incorporados, los residentes de Puerto Rico no participan en éstas, a menos que tengan residencia legal en un estado o territorio incorporado.

El Comisionado Residente es el único representante del gobierno local en el Congreso de Estados Unidos. El Comisionado Residente tiene derecho a voz pero no a voto en el Congreso de Estados Unidos, excepto cuando el mismo Congreso le concede voto en el “comité conjunto”. Cuando esto ocurre, el Comisionado Residente puede votar, pero sólo cuando su voto no sea determinante en el tema.

El gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico está dividido en tres ramas: la Rama Ejecutiva, la Rama Legislativa (dividida en la Cámara de Representantes y el Senado) y la Rama Judicial.

La Rama Ejecutiva está representada y dirigida por el Gobernador. El Gobernador es electo por voto directo en una elección general cada cuatro años y designa, con el consejo y consentimiento del Senado, a los miembros de su gabinete, el cual está formado por los secretarios de los quince departamentos.

El poder legislativo de la Isla recae en la Asamblea Legislativa, una legislatura bicameral compuesta del Senado y de la Cámara de Representantes. El Senado cuenta con veintisiete miembros en total – dos por cada distrito electoral y once por acumulación basados en la proporción de la población. La Cámara de Representantes cuenta con 51 miembros en total – uno para cada distrito electoral y once por acumulación. En caso que el Gobernador y la Asamblea Legislativa sean del mismo partido y en ésta estén dos tercios o más de los legisladores, se le otorga hasta un máximo constitucional de nueve puestos en el Senado y diecisiete en la Cámara de Representantes adicionales a los partidos de minoría.

En 2005 hubo un referéndum en el que participó solo el 22.6 % (553,955), de los electores inscritos para votar (2,453,292) y de ellos el 83 % (464,010) de los electores votaron por que se convierta esta Asamblea en unicameral, y en enero de 2007 el Senado aprobó un proyecto de ley para iniciar este proceso.

Actualmente, la isla cuenta con cuatro formaciones políticas reconocidas para los comicios electorales: el Partido Popular Democrático, que defiende el Estado Libre Asociado y la Libre Asociación como opción política; el Partido Nuevo Progresista, que promueve la integración plena como estado 51 de la Unión Americana; el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), que promulga la independencia y el Partido del Pueblo Trabajador sin planteamientos particulares acerca del estatus político de la Isla. En Puerto Rico también tienen presencia los dos partidos nacionales de Estados Unidos: el Partido Republicano de los Estados Unidos y el Partido Demócrata de los Estados Unidos, que promueven las primarias de esos partidos en Puerto Rico y colaboran en la recaudación de fondos.

Por otra parte el Partido Nuevo Progresista surgió como una ruptura dentro del Partido Republicano local. Tiene como ideología el conseguir la estadidad para Puerto Rico. En la actualidad cuenta con el respaldo del 47 % del voto popular. El mismo se ha destacado por grandes reformas en el sistema de transporte público y salud las cuales aún se encuentran en controversia debido al alto coste y a la deficiencia de los servicios de salud.

El Partido Popular Democrático se destaca por ser el partido activo más fuerte y antiguo de Puerto Rico. Fue fundado por disidentes del Partido Liberal. Aunque en un principio su filosofía política defendía la independencia, posteriormente cambió al autonomismo al entender que esta opción daba mayores beneficios a la población de la Isla sin la necesidad de integrarse como Estado en EE.UU. En la actualidad representa al 48 % de la población de la Isla.

El Partido Independentista Puertorriqueño es también uno de los más antiguos. Surgió cuando el Partido Popular comenzó a defender el autonomismo, entonces parte de sus miembros fundaron el Partido Independentista que, como su nombre indica, promueve la independencia para Puerto Rico. Aunque en los años 50 lograron un 20 % del apoyo del pueblo, su apoyo ha disminuido al grado de que perdió su franquicia en elecciones recientes incluyendo las elecciones del 2004, 2008, 2012 y 2016 . Actualmente sólo cuenta con el 2.5 % del apoyo del pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here