Por: Luis Daniel Rivera

Voy a decir de entrada lo siguiente; Como persona y como ser humano, no tengo nada de queja en torno a Carmen Yulin. Carmen Yulin, es el resultado de una apatía general hacia la política partidista isleña y me explico.

Carmen Yulín desde sus inicios en la política, siempre fue tratada de reojo dentro del partido en donde hasta el momento en que escribo este escrito milita. Asumo que a Carmen Yulín le ocurre como a mucho de nosotros que venimos de familias que en algún momento han sentido afición por algún movimiento politico. Es decir, Soy Popular porque mis papás eran populares, mis abuelos eran muñozistas, etc. Pero, Carmen Yulín en un principio se sintió en solitaria dentro de esa rebeldía interna que lleva en su ser intelectual en torno a la dirección que ha tomado el partido en donde ella ha estado militando y en donde a fuerza y a pulmón se ha convertido en una de sus principales líderes.

!Un momento! A pulmón escribiste?. Déjenme hacerles la siguiente narrativa.

Recuerdan ¿cómo Carmen Yulín llegó a la Alcaldía de San Juan? Alguien lo recuerda?. Carmen Yulín llega como paracaídas a una candidatura en momentos en que el entonces candidato oficial para esa misma posición Héctor Ferrer, se ve obligado a salir por el escándalo familiar que se suscitó. El timing en donde Yulín toma la candidatura, más las condiciones en que se encontraba el comité municipal, eran las propicias para que ella no hubiese logrado la elección.

Tan es así que el entonces Alcalde, Jorge Santini, corrió esa elección muy confiado en que revalidaría sin ningún esfuerzo. En ese momento, a Carmen Yulín no le cedieron la candidatura por que había probabilidad de triunfo, si no porque su propio partido la quería enterrar como entierran a candidatos prometedores, pero que no van con la línea del partido.

La victoria de Carmen Yulín en San Juan, fue vista en el seno del Partido Popular Democrático como una seria y letal amenaza, porque todos sabían, la revolución interna que Yulín estaría despertando dentro de su partido. Su primer término, fue una guerra interna dentro de su colectividad, al punto que la han llamado la “Judas” de la Pava. Yulín revalida a un segundo termino, y la apatía hacia ella dentro del liderato del partido aumenta. Pero, sin lugar a dudas, no es sino hasta después de María, que Carmen Yulín se convierte para el Partido Popular en un “Clear and Present Danger”.

La guerra abierta que ha tenido con el Presidente Donald J. Trump le ha servido para tener una exposición a nivel nacional nunca imaginado y visto por político alguno en Puerto Rico.

Su campaña mediática en torno a la actitud de Trump a la Isla le ha servido para lograr lo que ningún político local ha logrado; POPULARIDAD POSITIVA.

Vamos a clarificar un punto antes de continuar. En Puerto Rico tenemos que entender que hay dos foros políticos que son igual de importantes y que el uno sin el otro no pueden lograr el éxito, el foro local y el foro federal. A dos años de las elecciones, Carmen Yulín aprovechó a María, para catapultarse a nivel nacional y en eso Donald J. Trump la ayudó bastante. Creo que sin María, Yulín no hubiese obtenido tanto arraigo, y tanta exposición. Vió su oportunidad y simplemente proyectó sus resultados y PUM!, obtuvo sus resultados.

A nivel local la han demonizado, y le han dado hasta por dentro del pelo a nivel mediático, de todos lados. Pero estamos en el 2018 y para el 2020, todavía hay un tramo muy largo.

La revuelta dentro de la PAVA con el asunto de DCI, le brindó a la Yulín, en bandeja de oro, la oportunidad que tanto ha estado esperando; darle el jaque mate a una partidocracia popular que se ha estancado en un discurso de hace 66 años. Ahora, muy diferente al 2012, ahora la Yulín no está sola en su discurso. Manuel Natal, Marcos Rigau, Alexandra Lúgaro, entre otros, van sumando voces de revuelta dentro de un partido que está condenado a la extinción, y que luego del escándalo de DCI, son pocas las opciones que le quedan. Aníbal Acevedo Vila?, Antonio Zaragoza?, Roberto Pratts?, Héctor Ferrer? o David Bernier?.

Cierro. Momento para un nuevo movimiento político? URMMMM, yo creo que no. Pero sí estamos a las puertas de una nueva revolución política y nadie lo esta viendo. El Arquitecto Eduardo Regis, me presentó hacen días atrás un análisis, que me ayuda a plantear el presente escrito. Y que sin duda le daría a Yulín, la oportunidad de catapultar el éxito que ha tenido a nivel nacional, a nivel local.

Tendremos en Yulín un nuevo gobierno en el 2020?. Eso aun no está escrito en piedra. Pero solo imagine esto. Con una potencial y real reelección de Donald Trump a la presidencia, versus una gobernación de Carmen Yulín en el término del 2021 al 2024, la Isla se convertiría en un eventual escenario de guerra mediática, y seríamos para la política nacional norteamericana un verdadero “CLEAR AND PRESENT DANGER”.

Buen domingo mi gente.

Al pie el análisis del Arquitecto Eduardo Regis:

“Creo mucha gente ha dado por sentado las razones para las circunstancias dentro del PPD. Pienso la intención nunca ha sido sacar a Ferrer & Pratts. La idea es justificar su desafiliación del PPD por razones morales, sin que los tilden de traidores, para terminar de montar partido con Lúgaro & Co.

Los números:

Lugaro 11%
Cidre 6%
PIP 2%
Sub Total = 19%

PPD Soberanistas 5% (estimado)
Melones en PPD 5%
Sub Total =29%

Otros desafectos, o voto castigo al sistema bipartidista 5%
Total = 34%

En un escenario entre tres candidatos principales, a Yulín le es más fácil ganar una elección general que una primaria dentro del PPD.

La noche de la elección, Yulín dijo dos asuntos importantes:

1. Que ella había dicho desde siempre que correría solo para dos cuatrienios a la alcaldía, y

2. Que se dedicaría a crear alianzas.

Y no ha parado.

Quizás por eso ya Luis Gutierrez se mudó a Puerto Rico.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here