No se había decidido Gerard Piqué a acercarse a los medios de comunicación durante la crisis de resultados que estrangulaba al Barcelona en la Liga. Hasta la noche de Mestalla. El central azulgrana levantó el mentón y ofreció su verdad:«Hay mucha gente que me espera. Que me tiene ganas. Que me la tiene guardada. La moda es decir que la culpa es de Piqué. Pero que aprovechen, que salgan de la cueva. Que les toque un poco el sol, porque esto va a cambiar».

No escondió Piqué su decepcionante inicio de temporada. «Sé que no estoy a mi mejor nivel. Mi error contra el Leganés fue imperdonable». Pero también apuntó a las razones. El defensa azulgrana no ha tenido descanso en todo el curso y Valverde lo ha hecho jugar en todos los partidos ante la ausencia de otro central diestro. «A veces, las piernas pesan. Pero he demostrado que puedo jugar muchos partidos. Si tengo que jugar todos los encuentros porque no hay recambio alguno, pues también».

Si algo ganó el Barcelona en Wembley fue un traje nuevo. Al equipo ya no le da miedo la posesión del balón (76% en Mestalla) y Valverde confía en Arthur para que sea él quien gobierne la zona ancha. Sin embargo, la visita a Valencia incidió en viejos males, como el decepcionante repliegue defensivo, o la parsimonia con la que el entrenador se decide a buscar soluciones en el banquillo. Dembélé y Rafinha, las dos únicas sustituciones de los azulgrana, asomaron en los minutos 84 y 88. Pero también desveló el escenario otras nuevas preocupaciones. Como la escasez de soluciones en ataque estático para un equipo que rondó los mil pases completados. Todo pasó por lo que pudiera hacer Messi en la frontal del área. Esta vez, no fue suficiente.

La realidad es cruda. El Barcelona perdió el liderato de la Liga, ahora en manos del Sevilla. El Barcelona no ha podido ganar el 50%de los encuentros disputados, con sólo tres puntos de los últimos 12. En total, 15 puntos de los 24 en juego, cuando la temporada pasada fueron 22 de 24. El Barcelona ha encajado nueve goles en ocho encuentros. En Mestalla enhebró su séptimo choque liguero encajando tantos. Además, fue la sexta vez en la que el Barça amanecía con el marcador en contra. Hasta aquí, los datos.

Ahora, la interpretación de los mismos. «Creo que fuimos superiores, pero nos faltaron ocasiones claras. La Liga está siendo muy igualada», fue lo que dijo Sergio Busquets. Aunque quien torció el gesto en su comparecencia de prensa fue Valverde, cada vez más disgustado con las preguntas de turno.

Fue, eso sí, clarificador el técnico del Barcelona cuando le interrogaron acerca de los cambios tardíos, algo que forma parte de su obra de gobierno azulgrana. «Guardé los cambios porque no lo tenía claro. Y si no lo veo muy claro, prefiero esperar».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here