EDITORIAL: El escenario correcto para una quiebra

Por Lcda. Damaris Quiñones Vargas

0
514

El año pasado, después del paso devastador de María y mirando hacia un futuro bastante inmediato (que ya es nuestro presente) el presidente de la Comisión de Banca, Comercio y Cooperativismo del Senado de Puerto Rico, Eric Correa Rivera, citó a una reunión a los altos directivos de la banca, la banca hipotecaria y las cooperativas con el fin de buscar alternativas que evitaran una avalancha de quiebras y ejecuciones hipotecarias.

Se generalizó una justificada preocupación por la economía del país y las finanzas de la gente, con una merma de ingresos por los gastos imprevistos ante el paso del huracán, cierre masivo de comercios y empresas, y un éxodo histórico de población. Y así fue. En este septiembre pasado se radicaron nada más y nada menos que 900 quiebras en Puerto Rico (un 3% más que en el mismo periodo el año pasado), una tendencia que ya venían en aumento mucho antes del paso del huracán, en el marco de un país en recesión hace más de una década.
Entre los tipos de negocios que radicaron quiebras este pasado septiembre hay restaurantes, panaderías, oficinas médicas, talleres mecánicos, tiendas de conveniencia y boutiques entre otros, una tendencia que demuestra que casi todos los sectores del comercio se han visto afectados. El panorama es serio.

Claramente, en estos tiempos de crisis económica y alto desempleo, cada vez más personas encaran el dilema de si deben o no acogerse a quiebra. A sobre un año de María ningún sector se ha recuperado totalmente, teniendo como un factor adverso la falta de pagos por danos y perdidas por parte de las aseguradoras, asunto que detiene y alarga la recuperación. Muchos individuos y negocios han tenido que sufragar los arreglos de sus propiedades y subvencionar sus pérdidas, estos los más afortunados pues la mayoría no cuenta con dicho capital.

Un sin número de factores han aumentado la radicación. Radicar una quiebra es un asunto importante y es imprescindible que una radicación se lleve a cabo luego de una evaluación seria y profesional de cada caso.

Existen varios factores que se deben tomar en cuenta antes de considerar radicar una quiebra. Como primer paso, es necesario que usted reciba una orientación clara sobre el complejo proceso y lo que conlleva.

La quiebra es un procedimiento legal para administrar o descargar las deudas de personas y corporaciones de forma organizada ante el Tribunal de Quiebras. La ley contempla varios capítulos (procesos) a los que usted se puede acoger que dependerá de su situación particular.

Entre estos están:

Capítulo 7 – Este capítulo provee para el descargo (le libera de sus deudas no aseguradas) de no haber activos o bienes para su pago.
Capítulo 13 – Es la reorganización de las deudas mediante un plan de pago por un periodo de 3 a 5 años. Los pagos dentro de este plan se realizan a través de un síndico asignado por el tribunal quien distribuye los fondos entre sus acreedores.
Capítulo 11- Reorganización de corporaciones, negocios o de individuos con un alto volumen de deudas.

Asegúrese de orientarse con un profesional que cuente con vasta experiencia en todo tipo de quiebras y cómo defender sus intereses y su futuro. Esto es vital antes de decidir cómo proceder. Lo importante es que usted tenga una orientación profesional ajustada a su situación particular que le ayude a recuperarse y seguir adelante.
info@bufetequinonesvargas.com


Warning: A non-numeric value encountered in /home/ellatin1/public_html/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 1008

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here