BERLIN — Un niño de siete años murió hoy en Aying, junto a Múnich, al caerle encima un árbol que cedió al peso de la nieve, mientras se extiende la alerta en Baviera y otras partes del sur de Alemania por las intensas nevadas y el peligro de aludes, informaron fuentes oficiales.

En dos distritos bávaros se ha activado la alarma por las masas de nieve acumuladas en las montañas, tras varios días de incesantes precipitaciones y después de que algunos pueblos hayan quedado ya aislados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here