Una muchacha de 19 años se llevó el susto de su vida cuando fue despertada en medio de la noche por una pitón de metro y medio que había entrado en su dormitorio en su casa familiar en Brisbane (Australia), informa Mirror.

Ashleigh Muller se levantó a las tres de la madrugada por un fuerte sonido. Al encender la luz, vio que una de sus macetas había caído al suelo y, segundos después, notó que algo se movía en la cómoda. Cuando se dio la vuelta, se encontró cara a cara con un ejemplar pitón diamantina [Morelia spilota].

Presa del “miedo y la conmoción”, Ashleigh corrió gritando a la habitación de sus padres, que llamaron inmediatamente a un cazador de serpientes local para que acudiera en su ayuda.

Tony Morrison llegó veinte minutos más tarde y se encargó de atrapar al reptil. El especialista declaró al medio que estaba más que feliz de ayudar a la familia y que era una suerte que la serpiente decidiera no subir a la cama de la joven.

Aunque no son venenosas, las pitones diamantinas pueden crecer hasta cuatro metros de longitud y representar un peligro.

Morrison explicó que Australia está entrando en la “temporada de serpientes” a medida que los días se van haciendo más cálidos y señaló que últimamente lo estaban llamando “tres o cuatro veces diarias” para retirar ofidios de casas, escuelas y lugares de trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here