Presentan nuevo informe denunciando escandalosos detalles de acuerdo de COFINA

0
82

SAN JUAN, Puerto Rico – Líderes puertorriqueños presentaron un nuevo informe de la organización Little Sis que denuncia escandalosos detalles del acuerdo de COFINA e hicieron un llamado a una movilización masiva el próximo 16 de enero contra los peligrosos precedentes que sienta dicho plan.

El informe, titulado: Isla Deuda: Wall Street tiene en la mirilla 40 años de ganancias a expensas de Puerto Ricofue revelado el día después que concluyera la votación de los acreedores a un plan de ajuste centrado en la deuda de COFINA, deuda respaldada por el impuesto a las ventas o IVU. El acuerdo fijaría 40 años de pagos a los bonistas de Wall Street, con consecuencias sustanciales para Puerto Rico, y será sometido el 16 de enero a la jueza Laura Swain para su aprobación final.

El informe estima que, aunque en el acuerdo COFINA el principal de la deuda se reduce en un 32% a $11,9 mil millones, algunos fondos de cobertura estarían lucrándose en el rango de los cientos de millones de dólares a lo largo de 40 años, el plazo fijado por el acuerdo. Incluyendo intereses, los puertorriqueños tendrán que pagar más del doble de lo que se recibió, $32,3 mil millones en las próximas cuatro décadas. Lo que es peor, el potencial para ganancias de los bonistas ha sido inflado por la Junta de Control Fiscal, gracias a un mal uso de los fondos federales para la recuperación del huracán Maria.

Según el informe, el proceso de la reestructuración de la deuda es antidemocrático ya que  solo se le permite votar a los acreedores y no participan quienes al final pagamos la deuda: el pueblo.

En rueda de prensa desde el Colegio de Abogados y Abogadas en San Juan, representantes de Little Sis, Frente Ciudadano por la Auditoría de la Deuda, VAMOS, Center for Popular Democracy entre otros, advirtieron que el plan de ajuste de COFINA es una señal de lo que está por venir en el próximo plan de ajuste y sugirieron que la movilización del pueblo y de retirados es crucial para evitarlo.

La lista de participantes también incluyó a líderes de la Federación de Maestros de PR y su  Capítulo de Jubilados, la Colectiva Feminista en Construcción, Mentes Puertorriqueñas en Acción, ¡Dignidad!, y el Partido Independentista Puertorriqueño.

Los grupos reiteraron la necesidad de una manifestación masiva el 16 de enero en contra del acuerdo de COFINA. 

Algunos de los señalamientos más importantes del informe:

A los puertorriqueños se les obligará a pagar por las ganancias de Wall Street  por el transcurso de 40 años.  Se harán pagos al servicio de la deuda por cantidades que son indefendibles e insostenibles, lo que conllevará —inevitablemente— medidas extremas de austeridad. Los despidos masivos, los recortes a las pensiones y las reducciones profundas a Medicaid y a otros servicios esenciales son las consecuencias evidentes de estos planes y sus términos financieros (esto, sin mencionar una tasa de impuestos a la venta que permanecerá por las nubes).

El Poder del pueblo: Los retirados, tendrán la oportunidad de oponerse con su voto. Aunque el “no” de estos votantes no invalidará un voto “sí” de los bonistas, ejercerá presión sobre el proceso. Además, tanto la Cámara de Representantes como el Senado de Puerto Rico podrían desempeñar un papel al votar en contra de legislaciones que propicien otro desastroso plan de ajuste. Aunque la autoridad de la Junta de Control Fiscal ha minado de manera significativa el poder de los cuerpos legislativos, necesitará el consentimiento de éstos para efectuar una reestructuración mayor en el plan de ajuste del Estado Libre Asociado.

Algunos puertorriqueños podrán hacer constar su discrepancia en el proceso de votación, ya que cualquier persona con reclamaciones al gobierno —como los empleados públicos retirados— tienen la capacidad de votar. Sin embargo, aunque habrá muchos —y posiblemente cientos de miles— de votantes que no son parte de Wall Street, los fondos de cobertura llevan la ventaja: los acuerdos pueden, técnicamente, seguir adelante con la aprobación por solo un tipo de votante (como, por ejemplo, un tipo de bonistas) mediante un proceso conocido como cramdown.

La negociación de la la deuda del gobierno de Puerto Rico es la próxima. Con un total de —$13,2 mil millones, la deuda es la segunda tajada más grande del total de la deuda—, que en su mayoría les pertenece a los bonistas de obligaciones generales (OG). Ya que el plan de ajuste de COFINA ha sentado un precedente, es probable que el plan del gobierno también sea por 40 años. Este acuerdo será de suma importancia debido a que determinará cuánto del Fondo General pasará a manos de los bonistas. Esto implica que los fondos futuros para la educación, salud y vivienda estarán en la mesa de negociación. Mientras más dinero tomen para pagar la deuda, menos dinero habrá para los servicios esenciales.

La aprobación del plan de ajuste al gobierno de Puerto Rico dependerá de otro proceso de votación: todos los acreedores, incluidas todas las personas con algún tipo de reclamación contra el gobierno central, tendrán la oportunidad de ejercer el voto.

Los fondos de recuperación del huracán están asumiendo un papel importante; no en pagarles directamente a los bonistas, sino en rellenar y subsidiar de manera indirecta los pagos de los bonos.

Es hora de defendernos. Recuerda este 16 de enero de 2019 desde las 7:00am todos y todas debemos decir presente contra este robo a nuestro bolsillo y al de nuestras próximas generaciones.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here